♥ Condenada (Sentires)

No Comments

Condenada a vivir… en el silencio perpetuo de las horas y los días… Mi Alma desnuda te espera. ¿Quién sabe… si será hoy o mañana… o tal vez nunca? Pero me entrego por completo a este Amor… que vive prisionero de noches solitarias e inviernos blancos, con corazón de primaveras y plateados cabellos. Aposte por ti y es por una vida….Tal vez no sea esta, pero en otra seguramente, conseguiremos tenernos.Mi cuerpo se entrega al deterioro de la piel, custodiando el rio de mis venas, como corrientes perpetuas, para latir a golpes que retumban en mis sienes. Mientras mis lágrimas, caudales de sueños perdidos, marcan surcos en mi rostro y se fusionan con las huellas del tiempo. Entretanto la Luna ilumina mis ojos…que miran hacia el horizonte buscándote, vislumbrando una luz a lo lejos que parpadea incansable, recordándome que estas ahí y te siento…

Juego una partida de cartas con la soledad, en la que ella siempre gana, compañera de fatigas y desvelos. Abrigada por el viento, que alimenta mis suspiros y mi aliento. Pero aun así… te espero… Porque sé que la vida injusta nos niega este reencuentro, porque nos amamos un día, entre la playa y el cielo.
Separados por océanos, montañas y latifundios, pero tan cerca como un “Te Amo” Madurando en silencio, esperamos el momento.

Y en nuestros sueños… cada noche vivimos este Amor imperecedero, latiendo en unísono al compás de latidos enérgicos, donde no existe el Tiempo, ni la distancia…, donde los sentimientos que nos unen, abren caminos eternos a sentíres que bailan perennes entre dos cuerpos, navegando juntos por mares de placeres y esencias que emanan en nuestros encuentros, tu piel y mi piel se Aman encendidas, aplacando nuestros fuegos en una danza única, en un suspiro intenso que despierta al silencio, para llenarlo de palabras escritas en una mirada… que nos afianzo por completo. Porque somos “uno” en un mismo elemento, uniendo las palmas de nuestras manos en un profundo abrazo, para dejarnos caer entre las nubes de ensueños y adormecernos en silencio.

Condenados a vivir entre elipsis, pero no estamos muertos y continuaremos Amándonos sobre lechos cómplices en noches de pasión y besos, allá donde nadie puede percibirnos, en nuestras mentes libres entre la playa y el cielo, con un sentimiento tan limpio que aplaca tormentas, rayos y truenos.

Prefiero morir en esta condena… a vivir sin tu existencia, aunque la vida sea un sueño donde tu y yo nos Amemos

Dama Enigmática
Derechos de Autor ®

Un día cualquiera de un año cualquiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir