♥”Momentos” (Sentires)

No Comments

Aquella lágrima escapista…  se deslizaba por sus mejillas ajadas por el tiempo y la espera de un instante mil veces deseado y surcaba con dificultad el camino hacia la comisura de sus labios, que entre abiertos suspiraban en el afán de absorber  el oxígeno necesario para no desfallecer en una agonía tan profunda,  que podría llegar a sumirla en un sueño, donde la pérdida de su propio conocimiento  liberaría al fin  su desconsuelo.Observando atónita como los sueños iban escapando entre sus dedos ¿Sueños? o tal vez… La Vida…

Existencia obligada entre la noche y el día… ya no había caminos por recorrer ni miradas donde reposar el deseoso anhelo de sus sentimientos.

 Los últimos años vividos, habían sesgado todo ápice de dulzura y alegrías, ahora se miraba al espejo y tan solo era el espectro de una imagen que años atrás reflejaba luz y ganas de vivir o mejor dicho, deseos salvajes de devorar cada minuto con tanta energía que hasta habría podido incendiarse ella misma.

Ahora…ya no era nada, lo había entregado todo, sin ni siquiera pensar en las consecuencias, su juventud, su madurez… todo…! Sin pedir nada a cambio. No necesitaba nada pensaba que ya lo tenía todo, solo con mirar esos ojos que la habían embrujado y empujado hacia la colmada libertad, envuelta en miles de palabras y promesas hoy en día incumplidas, pero  creía en la sinceridad de los sueños.

Igualmente… la vida seguía golpeándola sin merecerlo o tal vez  el castigo de su libertad era la negación constante de una quimera imposible, que a cada paso recorrido afrontaba un nuevo reto.

Sumida en un mar de dudas existenciales, cada amanecer volvía a enfrentarse a su existencia en una lucha constante y maldita que tan solo le restaba años y aumentando su desesperación.

La soledad se hizo presente… los hijos abandonaron el nido y volaron en busca de libertades en horizontes lejanos y… en su rostro, una leve sonrisa de ternura observaba a lo lejos como aquellos niños convertidos ya en hombres emprendían viaje para escribir en el libro de sus vidas tal como ella había hecho años atrás, tan solo anhelaba que esa carne de su carne no viviera la experiencia de Amar como ella lo había hecho, dejándose la piel en cada latido, en cada minuto… en cada suspiro, en cada lágrima…

De repente, sintió en sus labios el sabor salino de su última lágrima que caprichosa había llegado a su destino y tan solo espeto… “No se daña lo que se Ama”.

Dama Enigmática.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir